General
 

 

Inicio    
Gnosticismo  

EL YO INTIMO Y LOS EGOS PERSONALES

Obras y Escritos
   
Obras del Maestro Tiboní  

Uno de los temas esotéricos palpitantes y de trascendental importancia que despierta

Otros Temas   extraordinaria inquietud de conocimiento entre los Espiritualistas que se resuelven a afianzarse
Mensajes de Navidad   en el Sendero Crístico, es el concerniente al YO y su relación con el Supremo y con nuestros
Contactenos   semejantes.
     

A pesar de que tradicionalmente mucho se ha escrito a través de versados instructores y escritores, y hasta filósofos cuando afirman respecto a la base del éxito en las actividades de la vida, en el dominio de sí mismo como acontecimiento de “reencontrase“, y de ocultistas que hacen mención del “Yo Mágico”, el que comienza los primeros pasos en las Organizaciones Esotéricas se encuentra en cierto modo ofuscado o confundido cuando encuentra escritos que hacen referencia a “la vida impersonal” y mas recientemente las afirmaciones novedosas que se atreve a inculcar el el escritor fundador del Movimiento Gnóstico en el sentido de negar la realidad del YO como Ente Espiritual, aceptando exclusivamente el SER, y calificando a los Yoes integrales del hombre como “legiones de demonios”, “a los cuales hay que pulverizarlos, desintegrarlos”, y dándoles la interpretación sinónima de defectos hechos formas o materializados, y hasta pretende exponer ejercicios con finalidad de disolver o hacer desaparecer los Yoes, de acabar con ellos o desintegrarlos…

Bien me relataba uno de mis más aventajados y fieles discípulos, Hierofante de Misterios Menores y Sacerdote de la Iglesia Gnóstica, en el sentido de haber explicado a uno de los Espiritualistas de las Organizaciones en mención, más o menos así:

“Entonces qué ocurre cuando efectuamos conjuros? Siendo que sois legión de demonios, se supone que los yoes demoníacos que lleváis dentro, deben caer al abismo mediante la acción de las fuerzas de la Luz…”

A lo cual el interlocutor quedó sorprendido y no halló explicación.

¡Qué lamentable error! En mi sagrado deber de esclarecer verdades sobre los Misterios hasta donde me sea permitido dar a publicidad, debo manifestar a la vez que mi sorpresa respecto a estos extravíos interpretativos de la Santa Doctrina expuesta en los libros Sagrados y la tradición Crística, mi abierta y clara manifestación de aprobación a las enseñanzas que a través de los siglos se encuentran unificados e identificados los Venerables Jerarcas: profetas, auténticos Avataras, mentores de diferente épocas y mas aún el Divino Redentor, quien nos da la mas elocuente lección en sus parábolas respecto a la majestad del YO, identificándose con su Padre Cósmico en su condición de Cristo Cósmico. No olvidemos nunca sus palabras, las cuales no admiten contradicciones. Son versículos del Nuevo Testamento los siguientes:

“Yo soy el pan de vida.”
“Yo soy la luz del mundo: el que me sigue, no andará en tinieblas, mas tendrá la lumbre de la vida.”

“El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me envió: el Padre.”
“…si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.”
“Yo no tengo demonio, antes honro a mi Padre; y vosotros me habéis deshonrado.”
“De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, Yo soy.”
“De cierto, de cierto os digo: Yo soy la Puerta de las ovejas.”
“Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.”
“Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.”
“Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen.”
“Por eso me ama mi Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar.”
“Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen.”
“Y yo les doy vida eterna; y no perecerán para siempre, ni nadie las arrebatará de la mano de mi Padre.”
“Yo y el Padre una cosa somos.”
“Yo la luz he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas.”
“El que me desecha, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue: la palabra que he hablado, ella juzgará en el día postrero.”
“Porque yo no he hablado de mí mismo, mas el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar.”
“Y sé que su mandamiento es vida eterna: así que lo que yo hablo, como el Padre me lo ha dicho, así hablo.”

Como vemos en los precedentes versículos del Nuevo Testamento, Nuestro Señor Jesucristo dio debida significación del YO-INTIMO como Ego Espiritual, y su importancia como primera manifestación cósmica de la personalidad humana originada en el Padre Eterno, que para nosotros equivale a decir en la Santísima Trinidad, pero que como medio de existencia cósmica se hace necesaria la intervención tátwica de RA, el Logos de Nuestro Sistema Solar, para proporcionar los estratos de la materia que forman los cuerpos existenciales del SER (Primero como Mónada o chispa virginal en los minerales y posteriormente como INTIMO en el hombre).

Por razón de lo anteriormente expuesto, el citado autor fundador del Movimiento Gnóstico, en este aspecto de la doctrina tuvo una descarriada que ha demorado en rectificar, pues consideremos que en una de sus primeras obras sí estaba en lo cierto, cuando más o menos decía:

“El INTIMO dice a la Mente así:
No digas que tus ojos son tus ojos, porque yo a través de ellos veo
No digas que tus oídos son tus oídos, porque yo a través de ellos oigo.
No digas que tu boca es tu boca, porque yo a través de ella parlo.
Tus ojos son mis ojos. Tus oídos son mis oídos. Tu boca es mi boca.”

Luego entonces, cabe preguntar: ¿Por qué tanto temor a la expresión del Yo como Ente Espiritual?

Por otro lado, la Venerable Maestra H. Petrona Blavatsky ha escrito: “El concepto de la separatividad es la peor de las herejías”, lo cual debemos interpretar como la afirmación de que todo en la creación procede de la Divina Trinidad y a ella debemos volver, realizándonos integralmente y formar así la Unidad en las Altas Esferas Espirituales dentro de nosotros mismos, para así llegar a SER.

Este es, en el fondo, el Misterio del Ser o No-Ser de la Filosofía.

La aspiración de todo YO-INTIMO, es conseguir que algún día su Boddisatwa se realice como Maestro y así romper el incesante ciclo de muertes y reencarnaciones sucesivas, que conllevan sufrimiento y dolor. Después como sacrificio por la Humanidad, es posible volver siempre que sea necesario cumplir una misión especial, de acuerdo con la evolución Cósmica y los planes trazados por la Jerarquía Blanca.

Durante una conferencia que dictara en una población cercana, uno de los concurrentes me indagó: ¿Maestro, y cuántos cuerpos tenemos? A lo cual le respondí:

“Aunque aparentemente esa es una pregunta sencilla de responder, realmente es algo compleja. Veamos: el número de cuerpos depende del estado evolutivo de cada cual. Debemos considerar la sentencia Hermética de la “Tabla de Esmeralda” COMO ES ARRIBA, ASI ES ABAJO; pues así como el Cosmos está constituido por Estratos o Esferas que forman los distintos planos, así cada cuerpo corresponde a un plano donde vive sujeto a las leyes naturales particulares a dicho plano, y así el cuerpo físico actúa en el plano físico, el cuerpo Astral en el plano Astral, el cuerpo Mental en el plano Mental, etc.

Sin embargo, los Maestros de Misterios Mayores, desde la 5ª Iniciación, poseen mayor número de cuerpos que el no Iniciado, porque ha formado otros cuerpos Cristificados…

Además, los Éteres Químico y de Vida del cuerpo Vital permanecen dirigiendo las funciones vegetativas del cuerpo físico durante el sueño, mientras los Éteres Luminoso y Reflector acompañan al cuerpo Astral en la vida Interna. Así también lleva consigo a la Doncella de los Recuerdos, como cuerpo dependiente del cuerpo Vital.

Yendo mas a lo profundo, ocurre que los Sub-planos de cada Plano Cósmico absorben la quintaesencia o substractum de cada cuerpo mediante el átomo Nous, y así es posible que en el Maestro se formen cuerpos físicos supra-sensibles y dobles Vitales que no pueden poseer quienes no se realicen en las Altas Iniciaciones. Así se hace realidad la orden divina de “Creced y multiplicaos”.

Otro ejemplo: Así como la Diosa Naturaleza tiene la Esfinge, la correspondencia de ésta en nosotros es el cuerpo Intercesor Elemental, el cual posee los conocimientos mágicos y científicos obtenidos a través de pasadas encarnaciones.

En cuanto a los Yoes Psíquicos opuestos a la Divina Trinidad en nosotros, es necesario hacerlos Entes servidores de la Luz como consecuencia de nuestro ascenso en la Senda Iniciática; por ejemplo: El Guardián del Umbral, que es vencido en la primera prueba, se va embelleciendo y empequeñeciendo a medida que nos purificamos y dominamos las bajas pasiones y errores, hasta convertirlo en un niño cuando el Maestro alcanza Altas Iniciaciones.

Bien dijo el Cristo: “Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque esté muerto vivirá”. (Vers. 25, Cap. 11: San Juan; N. T.)

“Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí”. (Vers. 6 Cap. 14: San Juan, N. T)

Mas ampliamente se puede conocer sobre este tema en mis obras, como “La divina Kabala Revelada” y otras que recomiendo adquieran los Hnos. Espiritualistas.

La Luz dimanante del YO-INTIMO, gradualmente puede ser atraída a los demás cuerpos internos mediante las prácticas de meditación interior y la oración tradicional del Padre Nuestro, por ello son aconsejables ejercicios como los que selecciona la obra del Mago Jefa “Yo Soy”, o en frases como la que menciona el Venerable Maestro Huiracocha en su “Iglesia Gnóstica”: QUE SEA LA VERDAD.

Deseándoos Felices Páscuas y un Venturoso Nuevo Año de Paz en vuestros hogares, valga la presente como mi contribución de Mensaje que la LOGIA BLANCA hace llegar a los Hnos. Espiritualistas a través de FEGLA.

Fraternalmente,

Tiboní (Pavejeau)
Comendador de F.E.G.L.A. para Latino-América.
Santa Marta, Colombia, para Diciembre 24 de 1977.