General
 

 

Inicio    
Gnosticismo  
El Misterio de los Yoes
Obras y Escritos
   
Obras del Maestro Tiboní   He escogido este tema porque, en los escritos esotéricos que han a llegado a mis manos, no se
Otros Temas   ha aclarado suficientemente la comprensión del “Yo” pluralizado.
Mensajes de Navidad    
Contactenos   Es de conocimiento general, que nuestros padres terrenos proporcionan en la gestación y
    nacimiento los cuerpos materiales de físico, vital, astral y mental con auxilio de la naturaleza y sus

propiedades funcionales de la vida vegetativa. Dichos 4 cuerpos son designados en el gnosticismo como los “4 cuerpos de pecado”, denominados en el oriente Stula Sarira, Linga Sarira, Kama Rupa y Kama Manas. A su vez, cada uno de los 4 cuerpos constituye un Ego o Yo reencarnante, y corresponden a los 4 planos cabalísticos: Iod, Teth, Cheth, Zain, respectivamente.
Yo, como mantram, representa a cada ente o persona en forma integral con sus 4 cuerpos de pecado.

Cuando un niño nace, está protegido espiritualmente por su Cuerpo de la Voluntad (Manas), que viene a ser su Ángel de la Guarda.
Los ocultistas saben que en sus orígenes el hombre es séptuple en su constitución en el orden hacia su interior así : 1) Cuerpo Físico; 2) Cuerpo Vital; 3) Cuerpo Astral; 4) Cuerpo Mental; 5) Cuerpo de la Voluntad (Manas); 6) Cuerpo de la Conciencia (Budhi) y 7) Intimo.

El Cuerpo de la Voluntad es el Alma Humana.
El Cuerpo de la Conciencia es el Alma Divina.

Hay que saber distinguir el concepto de diferentes significados esotéricos entre SER y EXISTIR.
El Ser hace parte de la unidad del Absoluto, de donde procede toda forma de existencia, es decir, es del origen mismo de la creación (directamente), a nivel cósmico; de ahí las 7 afirmaciones de “YO SOY” que mencionó Nuestro Señor Jesucristo, identificándose con el Cristo Cósmico.

El YO SOY es la parte espiritual de toda manifestación de vida. La Existencia es la parte material de la creación en general. Cuando el famoso filósofo y matemático griego Descartes afirmó: “Pienso, luego existo”, apenas manifestó una parte de la gran verdad. La facultad de pensar, función de la mente, no es lo único que determina si algo existe o no.
Ejemplo: Un animal o cualquier vegetal no piensan físicamente, y sin embargo existe. Muchas de las llamadas meditaciones trascendentales apenas alcanzan su concentración al plano mental, y por ello suelen tener resultados negativos. Para que una meditación merezca tal calificación se necesita que haga vibrar la esencia Crística universal, es decir, alcanzar mediante la devoción espiritual las altas esferas de nuestro Real Ser, el INTIMO o verdadero Yo, como chispa desprendida de la Gran Hoguera: (ABSOLUTO). Como bien dijera San Pablo en traducción bíblica de una de sus epístolas: “Recordad que vuestros cuerpos son templo de Dios vivo, y que el Altísimo mora en vosotros”.

El Cuerpo de la Voluntad se inició en la senda de la luz en pasada encarnación.
El Cuerpo de la Conciencia se da a conocer cuando se alcanza la Quinta Iniciación de Misterios Menores.
El Intimo se da a conocer al ganarse la Primera Iniciación de Misterios Mayores; cuando su Bodhisatwa físico se hace Maestro y el Alma Divina se fusiona con su “Alma de Diamante”.

Posteriormente hay que Cristificar el Cuerpo Vital, y nace con fuerza Crística “Soma Puchicón”, un nuevo niño, en la Segunda Iniciación.

En la Tercera Iniciación con la cristificación del Cuerpo Astral, nace el Yo Cristo o “Divino Chrestos”.

En la Cuarta Iniciación se Cristifica el Cuerpo Mental, y el Adepto ya es un Budha o Arhan, y nace el niño “Mente-Cristo”.

Antes de la Quinta Iniciación, con extractos anímicos del físico denso, se forma un cuerpo físico supra-sensible en los mundos internos, que es el “Cuerpo de la Liberación”. Dicho cuerpo representa el verdadero Misterio de la Resurrección de la Carne, Misterio del cual no dan explicación correcta las religiones catalogadas como cristianas. En la Quinta iniciación nace la Voluntad Cristo. Entonces se es un Arhat.

Después se continúan las otras 4 Iniciaciones de las cuales no es dable publicar. Solo diré que la finalidad de “Religare” de las religiones consiste en hacer realidad el principio de que el hombre completamente realizado es un Microcosmos del Macrocosmos, o como enseñara el divino Hermes (Mensajero de los Dioses): “Como es arriba es abajo”. Y es que el Adepto debe alcanzar a encarnar por hipóstasis, primero a su propio Intimo, y luego al Logos de nuestro Sistema Solar (Ra), que es cuando comienza a ser parte de la Unidad de Dios. Aquí me toca hacer silencio respecto a lo que sigue en las grandes realizaciones del Adeptado.

Desde la Segunda Iniciación de misterios mayores se verifica un nuevo nacimiento, es un niño que recibe el bautismo del Fuego Sagrado del Espíritu Santo, recibiendo un Nombre Eterno que se inscribe en el Libro de la Vida.

Con su crecimiento y desarrollo, un nuevo Ser adquiere las semejanzas del Jerarca Cósmico encarnado por hipóstasis, y sigue su propia evolución de vida dentro de la Jerarquía. Así crecemos y nos Fructificamos. Pero hasta la Cuarta Iniciación se adquiere es la semejanza del Bodhisatwa.

Séd fiel hasta la muerte y yo te daré la corona de la vida”. “La muerte es la corona de todos”.

Aparte de los cuerpos arriba mencionados, cualquier entidad originada por actos pecaminosos de la conducta humana, no puede clasificarse como Yo de dicha persona, sino como agregado psíquico, y cualquier otra proveniente de posesiones demoníacas, no es otra cosa que extraño ego intruso, que no depende de la personalidad en mención. Valga decir, por ejemplo, que las entidades (súcubos e íncubos) provenientes de aberraciones sexuales, son agregados psíquicos que deben hacerse desaparecer con la disciplina esotérica de la castidad científica en la magia sexual. Y las posesiones diabólicas, sean de elementales o de demonios en general, deben retirarse, principalmente mediante conjuros o exorcismos dirigidos por un Maestro o Iniciado en los misterios de una auténtica Logia Blanca (Crística), El principal acto de limpieza que previene estos problemas es, además de seguir los Mandamientos, el ejercicio retrospectivo que debe hacerse en la noche antes de dormir, consistente en reconocer a conciencia sus propias faltas hechas desde el momento de acostarse, de para atrás, hasta el instante en que se había levantado en la mañana del mismo día. Al hacer este acto de contrición, se santigua con el propósito de enmienda.

El ejercicio debe ser precedido con la oración del Padre Nuestro.
También favorece este ejercicio gradualmente la traída de recuerdo de los sueños, o sea de las actividades con el Cuerpo Astral, y la supresión de las cualidades o características demoníacas del Guardián del Umbral. Esas cualidades han sido originadas por todo acto malévolo de las personas, lo cual nutre, desarrolla y da mal aspecto o fisonomía con cuerpo grotesco y satánico; por ello son tan diferenciadas en cada individuo.

Cuando el Iniciado alcanza a ser Maestro de Misterios Mayores, el Guardián del Umbral ya ha sido embellecido y empequeñecido hasta cuerpo de niño, y puede prestar servicio en la Logia Blanca: “Hasta que no seáis como niños, no entrareis al Reino de los Cielos”.

Las iniciaciones se reciben en el Plano Astral, donde se halla la Iglesia Gnóstica cuyo Patriarca es Nuestro Señor Jesucristo.

Ciertamente un Maestro puede crear y vincularse algún yo elemental; en tal caso éste pasa a integrarse al rayo evolutivo al cual pertenece el Adepto. Esto corresponde a operaciones de Alta Magia. Aquí no doy cabida a esa enseñanza.

 

Gloria a Dios Padre todo poderoso; Gloria al Hijo El Cristo muy adorado; Gloria al Espíritu Santo muy sabio, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, AMEN.

La Paz sea con vosotros.

 

            Tiboní (Pavejeau),
Soberano Comendador de F.E.G.L.A.

Santa Marta, Colombia, Agosto de 2007.