General
 

 

Inicio    
Gnosticismo  
LAS VIRTUDES TEOLOGALES A LA LUZ DEL ESOTERISMO
Obras y Escritos
   
Obras del Maestro Tiboní   Distinguidos discípulos de la LOGIA BLANCA:
Otros Temas   Descuellan, Entre todas las virtudes, por sus trascendencias superlativas, las universalmente
Mensajes de Navidad   conocidas de FE, ESPERANZA Y CARIDAD, agrupadas en la clasificación de TEOLOGALES.
Contactenos   Respecto a la primera, nos hace mención N.S. Jesucristo en sus sabias palabras citadas en las
    obra mencionada. Sagradas Escrituras: “Tened fe como un grano de mostaza, y levantaréis

montañas”. Y es que esta virtud representa las fuerzas mas sutiles de alta Espiritualidad como atributo del INTIMO en nuestra Tríada individual, que en la mas elevada escala Espiritual universal es originada en el PADRE Eterno; y Jesucristo, que siempre hablaba de hombre en el aspecto integral de la composición séptuple kabalística, no quiso significar con ello que con ciega fe podíamos levantar como a una roca grandes extensiones de terreno exclusivamente con el cuerpo físico; lejos sea! Y tendría que ser El el primero en demostrarlo con hechos. Con sus divinas palabras El quiso significar que los grandes poderes del Espíritu están a nuestra disposición cuando sabemos ponernos a tono con el ÍNTIMO mediante el ejercitamiento esotérico y meditación Interior, que trae como consecuencia el despertar y desarrollo de los dones Divinos y facultades latentes en nuestras Almas…

La montaña es símbolo del Plano o Mundo Astral, donde se verifican las grandes batallas de las santas huestes de la Luz contra las numerosísimas legiones de los tenebrosos, en procura los primeros de llevar adelante los Divinos designios de DIOS, participando de su gloria en la Jerarquía Divina, y los segundos procurando tratar de llevar a un fracaso la evolución planetaria con el dominio de las vidas humanas en un remedo de jerarquía basada en un círculo vicioso de temor hacía el mas fuerte en poderes diabólicos. Esta lucha es la que inspiro en el pasado a los célebres autores de “La Divina Comedia”, “El Paraíso Perdido”, “La Iliada”, “La Odisea”, “El Ramayana”, “El Mahavarata”, etc.
Jesucristo, para lograr su crucifixión, tuvo que subir al monte del Gólgota, y esotéricamente todo Alto Iniciado tiene que subir el “Kundalini“ (Fuego Sagrado del Espíritu Santo) al Gólgota de PADRE (La cabeza).

Los dones son poderes internos, que ponen en acción los tatwas (Movimiento de los elementos alquimistas, mediante vibración del éter cósmico)…

La segunda virtud, la Esperanza, representa en el hombre el Espiritual anhelo vehemente del Alma Divina en realizarse a través del Boddhisatwa (Cuerpos físico, Vital, Astral y Mental) con la fuerza universal del Cristo como Divino redentor; esta es la Fuerza Mediadora que se plasma con Luz Astral…

EL CRISTO es la Suprema Esperanza de la evolución humana… El CRISTO-Cósmico es verdaderamente el Divino Salvador, el Primogénito Hijo del Todopoderoso Creador… Es quien rescata a la humanidad de los abismos del mal, y esotéricamente vuelve en todo Gran Iniciado después de un “tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo”… naciendo como Niño que se debe cuidar con los Mandamientos del Gran Señor Jehová.

La caridad o tercera virtud teologal, se identifica en su manifestación más exaltada en la sabia aplicación de los misterios del sexo (GNOSIS), en el sabio manejo del Fuego Sagrado del Espíritu Santo en nosotros, que asciende según méritos del corazón y hace de nuestra Alma Humana un Maestro del Cosmos, un Jerarca de la LOGIA BLANCA en los Mundos Superiores, capacitándonos para recibir al Cuerpo Conciencia o Alma Divina y aun, posteriormente, encarnar al Ego o Yo Espiritual (INTIMO). Todo esto se consigue viviendo los Mandamientos.

En potencia latente, la energía sexual es habitáculo del Kundalini y éste a su vez habitáculo de las fuerzas Crísticas provenientes del PADRE; debido a esta gran verdad el Divino Maestro guardó silencio al ser preguntado: Y qué es la verdad?, mientras ante sus discípulos en su condición de Cristo Cósmico ya había afirmado: “Yo Soy el Camino, la Verdad y la Vida”.

Si el Divino Niño nace en vosotros como naciera antes en Belén, celebraréis vuestra Navidad también.

El presente es el Mensaje que la LOGIA BLANCA os dirije a vosotros, por conducto de este humilde servidor.

FELICES PASCUAS Y VENTUROSO AÑO NUEVO.

Fraternalmente,
Tiboní Pavejeau
Soberano Comendador Mundial de FEGLA.

Santa Marta, Colombia, Diciembre de 1980.