CAPITULO VI
VAU  ו

Entramos ahora en el Capítulo perteneciente al conocimiento del  Arcano 6 del Tarot: LOS DOS CAMINOS DEL AMOR. Esto es, por lo mismo uno de los capítulos más importante.

Pues Bien: Por ser el Amor la base o fundamento de la creación, algunos interpretan este Arcano denominándolo como el GRAN ARCANO, que en realidad lo es más bien la lámina 22 cuyo original no está numerado y tiene la inscripción: EL MUNDO, y en algunos modernos: LA TRANSMUTACION, y es el que representa el proceso alquimista de los elementos.

Pero el Arcano 6, que en algunos Tarots lleva la inscripción de: EL ENAMORADO, y también la de LA TENTACION, nos enseña los dos caminos del amor: el amor puramente espiritual que seguido con el poder de la Voluntad nos eleva y enaltece, poniendo nuestros vehículos o cuerpos de pecado a la disposición de nuestro INTIMO para que, expresándose nuestro YO superior en ellos, puedan vencerse las tentaciones carnales o pasionales y elevarnos por consiguiente a las cumbres de inefable esplendor por el Amor Universal.

El otro aspecto, el negativo y el cual hay que vencer, es precisamente la pasión, la cual debemos dominar no dejándonos herir por la flecha de Cupido que se expresa y plasma como un magneto en las carnes tentadoras del sexo opuesto.

Hay que evitar el amor pasional y carnal por el amor enaltecedor a todo lo creado, el amor a la ética y atributos de virtud; la música clásica o selecta. La belleza y el arte sacro simbólico pertenecen a este Arcano. Con esto no quiero decir que el amor en el matrimonio quede excluido.

Así es como arrancamos  o robamos el Poder al diablo, y en esto se esconde el misterio del Bafometo. Por esto el Arcano 6 sintetiza también el Arcano 15: EL DIABLO o LA PASION.

Ahora bien: Aplicado el amor en la Magia Sexual, se verifica la transmutación alquímica de nuestras fuerzas sexuales, por lo cual algunos autores lo identifican como el Gran Arcano, que es realmente la manipulación de los elementos en incesante transformación y transmutación: “INRI”.

La Magia Sexual positiva, o sea la que convierte a los hombres en Dioses, la enseña el Maestro Arnoldo Krumm – Heller, velada en un párrafo del Capítulo XII  de su novela ROSA CRUZ, que a la letra dice:

“Dado el estado actual de la sociedad, por consideración a los lectores armados de falso pudor, y para esta vez valerme del método de la Escuela Oficial, daré la receta en latín, que consiste en una suave INMISSIO MEMBRI VIRILIS IN VAGINAM SINE EJACULATIO SEMINIS”.

En una forma ya develada la enseña en cursos que remitió a sus discípulos bajo juramento de promesa de no revelarlo. Este Gran Arcano encierra el Gran Misterio del Bafometo y de Abraxas, el Misterio del Demiurgo. La luz sale de las tinieblas; hay que arrancarle el Fuego del Amor a la tentación seductora de la pasión animal.

Es muy curioso que 666 es el número de la bestia y que hay que realizar el Arcano 6 por tres veces positivamente en las tres Grandes Iniciaciones de Misterios Mayores para dominar la bestia pasional, mejor, dicho, cristificando el cuerpo Astral o de deseos.

666 es también la suma total del Cuadrado Mágico de El Sol. Si hacemos una reducción Cabalística del 666, resulta 18 (enemigos ocultos), que a la vez se sintetiza en 9, número Iniciatico.

Las correspondencias esotéricas de este Arcano son: Número: 6; Letras: U – V – W; Jeroglífico: EL ENAMORADO; Runa: Kaum; Valor: 6; Símbolo Hebreo: VAU; Plano Cósmico: Briah; Sustancia: Akasha Tatwa; Sephirot: Tiphereth; Jerarquía: Malachím (Virtudes); Atributo: Belleza; Color: Azul; Gema: Oro; Astro: Sol; Nota Sol.