CAPITULO VII

PLANTAS SAGRADAS

Este capítulo lo dedico a la enseñanza oculta de tres plantas de singular importancia en el esoterismo, las cuales no han sido enseñadas antes por otros autores de textos ocultistas en materia de Magia Vegetal. Me refiero a las plantas: PAPAYO, COCOTERO, Y LIRIO.

EL Papayo.- La corriente de vida de los papayales pertenece al signo, o más bien, a la Constelación Zodiacal de Piscis.

Los Elementales de los papayos tienen la misma fisonomía del Padre Eterno. Estos Elementales poseen poderes mágicos ocultos de conjuración contra las fuerzas tenebrosas.

Las “hostias” que se forman en la medula del tronco de los papayos, poseen propiedades talismánicas.

EL Cocotero.- El cocotero es el árbol de Acuario. La corriente de vida de los cocotales, corresponde a la Constelación Zodiacal de Acuario, y representa las fuerzas Crísticas en el reino vegetal.

La fisonomía de los Elementales de los cocoteros es idéntica a la del Cristo Salvador, y a la de Harpócrates, Genio Sideral de la Constelación de Acuario.

Las raíces del cocotero nunca deben faltar en los Altares de los Templos.

El coco, fruto del cocotero, adquiere gran importancia en medicina, pues el agua que contiene es de una composición química semejante al plasma sanguíneo del hombre.

Los Elementales de este árbol, obedecen al mantram sagrado:
Ssssssssssss….
Hhhhhhhhhhhh….
Iiiiiiiiiiiinnnnn….

Este mantram se pronuncia alargando el sonido de todas las letras. La “H” prolongada, es la expulsión suave del aliento.

EL LIRIO.- El lirio, planta que existe en diversas variedades, representa las fuerzas del Espíritu Santo en los vegetales.

Cada lirio es la planta de una pareja de Elementales: Uno varón, otro mujer.

El varón tiene la fisonomía de JEHOVA, Dios de nuestros primeros padres.

La mujer tiene la misma fisonomía de la Diosa Madre Naturaleza.

Con mucha razón la Virgen Maria es representada a veces con flores de lirio en sus manos.

Los Elementales del lirio son sabios en la magia oculta de la naturaleza.

La corriente de vida de los lirios es la misma de la Constelación Zodiacal de Capricornio.

El mantram de los Elementales de los lirios es: “Resch”. (Pronúnciese alargando el sonido de las tres primeras letras.)

En general, a las plantas erguidas se les hace un círculo alrededor, se bendicen y se les pide a los Elementales en nombre de la Santísima Trinidad, el servicio que se desee. Este pedido se hace al llamar al Elemental tres veces por su nombre mántrico.

Para las plantas rastreras, en lugar de un círculo se hace un triángulo.