CAPITULO XVII
PHE פ

Tratamos ahora sobre el Arcano del Verbo creador.

El Tarot representa este Arcano con el titulo de “LA ESTRELLA RESPLANDECIENTE”, o con este otro: LA ESPERANZA.

Su jeroglífico es una joven asperjando el agua o fluido vital para mantener la fertilidad del suelo. En el firmamento se divisan siete estrellas (las centrales de nuestro Sistema Planetario), en medio de las cuales descuella a nuestra vista el Sol Espiritual como fuente de vida, al cual los Tarots modernos le dan apariencia de una estrella de ocho puntas, para hacer recordar la cualidad de justicia del presente Arcano, si se considera la reducción cabalística.

Antiguamente representaban al fondo del jeroglífico una rosa (reputada como reina de las flores), por su peculiar hermosura y por su efecto seductivo de exquisita fragancia, sobre la cual se posa la mariposa (símbolo del alma), o en su defecto, un ibis, para dar al Arcano un carácter de Ley.

Las Estrellas simbolizan las influencias de los planetas en las actividades humanas y de la vida en general, por lo cual algunos tratadistas de ocultismo le atribuyen al Arcano un carácter de ciencia astrológica.

La doncella es también símbolo de la naturaleza siempre madre y siempre virgen, cuya esperanza es la de ver el fruto de su labranza.

La esperanza es la virtud propia del Arcano, en la que media la Ley divina.

Los Arcontes del Destino realizan las modificaciones de la vida y de la evolución, mediante el poder de la palabra. El coro angélico es el ejército de la voz.

Los mantrams sagrados son los fluidos vitales que dirigen las Potencias Celestes para la generación de las manifestaciones en la naturaleza.

La esperanza en la salvación es una de las virtudes esenciales ejercidas por los humanos que viven según los preceptos divinos.

La Runa correspondiente al Arcano que describimos () es la de la  Medicina Universal, y para atraer las fuerzas curativas o de salud, se puede hacer ésta con el cuerpo a la vez que se reciben los rayos solares.

Las fuerzas cósmicas que vitalizan los centros zodiacales de este Arcano son las de VAU, o fuerza de la voluntad.

Las relaciones esotéricas del Arcano son: Letras: F, P, PH; Valor: 80; Zodiaco: Libra; Runa: EH; Gema: Rubí; Perfume Rosa y Violeta; Sal Medicinal: sulfato de potasio.

El “Discurso a los Dioses del Submundo” de “EL LIBRO DE LOS MUERTOS” posee el esoterismo de una Alta Iniciación, en la cual se consigue la Liberación.

Las palabras del discurso, que se recitarán después de estar en la Sala de la doble Maati (Templo de los señores del Karma), son estas, según una versión en castellano.

“El Victorioso NU, sobrestante del palacio y canciller en jefe, dice: Prez a vosotros, oh dioses que moráis en la sala de la Doble Maati: Yo, incluso yo, os conozco, y sé vuestros nombres. No dejéis que caiga bajo vuestro cuchillo, y no prestéis mi maldad al inmortal en cuyo cortejo formáis; y que ningún lance desgraciado me ocurra por culpa de vuestra. Declaradme justo y veraz ante Neb – Er – Tcher, porque hice lo recto y lo bueno en Ta – Mera. No maldije del Dios, y así no me acaezca el infortunio por mediación del rey que reside en mi día. Honra a vosotros, oh Dioses, que moráis en la Sala de la Doble Maati, de cuerpos exhentos de maldad, que vivís de justicia y de verdad y os nutrís de ellas en presencia del Dios Horus, que habla en su divino Disco; libradme del Dios Baba que se alimenta de las entrañas de los poderosos el día del gran juicio.     

Haz que me reúna contigo, pues no cometí faltas, no pequé, no perpetré mal alguno ni levanté falsos testimonios; por consiguiente, no me ocurra nada malo. Viví de justicia y de verdad y me nutrí de ellas. Cumplí las órdenes de los hombres, así como a las cosas que a los Dioses satisfacen, y conquisté la paz con el inmortal realizando su voluntad. Dí pan al hambriento, agua al sediento, vestido al desnudo y embarcación al náufrago. Ofrecí sagradas oblaciones a las Deidades, y manjares sepulcrales a los Jus. Séd pues mis liberadores y mis protectores, y no acuséis en presencia del gran Dios. Mi boca y mis manos están limpias; por tanto, digan los que han de contemplarme: “Ven en paz, ven en paz”, pues oí el vocablo poderoso que los cuerpos espirituales modularon ante el Gato en la casa de Hapt – Re. Declaré frente al Dios Hra – F – Ha –F. Y él me sentenció. He visto las cosas que cobijan las ramas del árbol Persea (?), en el interior de Re – Stau. Soy aquél que oró a los inmortales y que conoce sus personas. He venido y avanzo a prestar testimonio de la justicia y de la verdad, y a fin de establecer la balanza sobre lo que la soporta en la región de Aukert, salve, exaltado por encima de tu estandarte dueño de la corona Atefu, cuyo nombre de “Señor de los  vientos” se proclame: líbrame de tus celestiales mensajeros que suscitan hechos horrendos, causan desdichas y llevan los rostros descubiertos, porque ejecuté lo justo y lo verdadero en nombre del Dueño de la justicia y de la verdad. Me purifiqué, limpié mi pecho con libaciones, y mis partes vueltas con lo que las asea, y mis entrañas estuvieron en el estanque de la justicia y de la verdad. Me hice puro en el Estanque del Sur, y descansé en la ciudad septentrional que se halla en el campo de los saltamontes, en que los marineros divinos de Ra báñanse a la hora  segunda de la noche y a la hora tercia del día. Y los corazones de los inmortales se regocijan (?) después, sea de noche, sea de día, y me dicen: “Avanza”. Y me dicen: “Cómo te llamas?”. “Me llamo el pertrechado bajo las flores y soy aquél que mora en el olivo”. Y me dicen inmediatamente: “Continúa adelante”; y pasé por la ciudad al norte del olivo.

Que viste en ella? La Pierna y el muslo. Qué les dijiste? Así presencié los regocijos en las tierras de Tenju. Y qué te dieron? Una llama y un cetro de cristal. Qué hiciste allí? Los enterré cabe el surco de Maát como “casas por la noche”. Qué hallaste junto al surco de Maát? Un cetro de pedernal, cuyo nombre es “Dador de vientos”. Qué hiciste con la llama y el cetro de cristal luego de enterrarlos? Pronuncié palabras sobre el surco: apagué el fuego, y quebré el cetro y creé un charco. Ellos dicen: “Ven, pues y entra por la puerta de esta sala de la Doble Maati, pues, que nos conoces”.

“No te permitiremos que nos atravieses, sino pronuncias nuestros nombres”, dicen los cerrojos de la puerta. “Os llaman fiel de la Balanza del pareje de la justicia y de la verdad”. Dice la jamba derecha de la entrada: “Si no pronuncias mi nombre no podrás atravesarme”. “Te llamas Balanza del soporte de la justicia y de la verdad”. Dice la jamba izquierda de la entrada: “Si no pronuncias mi nombre, no podrás atravesarme”. “Te llamas Balanza del vino”.

“No me pisarás si no indicas mi nombre”, dice el umbral de la entrada. “Te llamas buey de Dios Beb”. Dice el cierre de esta puerta. “No te abriré a menos que pronuncies mi nombre”. Te llamas Ojo vivo del Dios Sebek , señor de Bajau”. Dice el guardián de la hoja de esta puerta. “No te abriré ni te permitiré entrar, si no me dices mi nombre”. “Te llamas Codo del Dios Shu cuando se dispone a proteger a Osiris”. Dicen los pilares de esta puerta: “No te dejaremos pasar a menos que pronuncies nuestros nombres”. “Os llamáis hijos de la Diosa Ureos”. Ellos dicen: “Nos conoces, pasa, pues, a través de nosotros”.

“No permitiré que me holles”, dice el suelo de la Sala de la Doble Maati, “porque soy silencioso y soy santo, y porque ignoro el nombre de los dos pues con los cuales andas. Pronúncialos, por consiguiente”. “Mi pie derecho se llama viajero (?) del Dios Jas y Báculo de la Diosa Hather el izquierdo”. El dice: “Me conoces, anda por mi”.

“No te anunciaré”, dice el guardián de la puerta de la Sala de la Doble Maati, “Si no contestas como me llamo”: “Tú nombre es discernidor de corazones y escrutador de riñones”. “ahora te anunciaré el Dios. Pero, cuál es la Deidad que mora en sazón? Responde. “Se llama Máau – Tani”. “Quien es Máau – Tani”. “Es Thoth”. Dice Thoth: “Ven. Pero, por qué acudistes?”. “Vine y me apresuré para ser anunciado”. “Cuál es tu condición?”. “Vine y me apresuré para ser anunciado”. “Cuál es tu condición?”. “Yo, incluso yo, estoy libre de maldad, y protegido de las cosas luctuosas de los que viven en su día; y no me cuento entre ellos”. “Ahora te anunciaré al Dios”.

“Dime, quién es aquél cuyo cielo es fuego, cuyos muros están coronados de ureos vivos, y el suelo de cuya casa es una corriente de agua?. “Es Osiris”. “Avanza, porque, en verdad, serás anunciado a él. Tus pasteles surgiran del Ojo de Ra, y del Ojo de Ra surgirán tu cerveza y los manjares sepulcrales que se te ofrecerán en la tierra. Así quedó ordenado para el victorioso Osiris NU, sobrestante del palacio y canciller en jefe”.