PALABRAS FINALES

Esta Era de ACUARIO que ha comenzado es de carácter cósmico y para la humanidad terrestre es de realizaciones espirituales, por ello ésta debe polarizarse hacia el estado angélico, de lo contrario se pierde en los estados abismales de la Gehena mencionado en la Santa Biblia, pues ya llegó el hombre a su madurez evolutiva en la Tierra, y no puede seguir reencarnándose indefinidamente.

Las mortíferas armas atómicas son resultados negativos de la evolución del hombre, y no obstante las señales de avertencia enviadas por la Jerarquía Blanca, se ha abusado de los ensayos nucleares hasta tal punto que se están haciendo por conducto de algunos Adeptos, grandes esfuerzos esotéricos para contrarrestar los venenosos gases que han venido minando la atmósfera terrestre.

Concluyo esta obrita mediante las siguientes breves palabras que devotamente dedico al Creador del Macrocosmos:

Con mis fugaces videncias
He visto venir el manto
Mas azulado que el cielo
Con estrellas a cortas distancias
Que cubre el firmamento,
Acariciándolo todo,
Interpenetra las plantas,
Las casas y hasta el suelo,
Produciendo grata sorpresa
Que me ha tranquilizado.

 
“GLORIA A DIOS EN LAS ALTURAS, Y PAZ EN LA TIERRRA A LOS HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD”.

TIBONI (PAVEJEAU)
Santa Marta, Colombia, Febrero 7 de 1971.

NOTA

La presente obra lleva en los mundos internos las firmas de los Logos del Rayo de Mercurio, encarnados por hipóstasis en el autor. Son ellos:

Tiboní, Pavejeau, Eden, June, Tarom-Om, Raphael, Hermes, Cástor, Pólux, Apolo, Aristeo,   Sakiamuni, Ophiel, Esculapio, Asclepios, Backit, Toth, Aloset, Abaris, Wotan, Phath, Nogarda, Mitios, Anius, Olate, Zalbach, Aicon, Alecharit, Alcharit, Atius, Jutlandia, Acteón, Eulisis, Céfalo, Cérix, Alcides, Alceo, Ardaugel, Eolo, Tanagra, Titogenia, Leto, Febe,  etc.