PALABRAS FINALES

En la presente obra no he tratado sobre las vestiduras sagradas que debe usar el teúrgo en las Ceremonias Rituales, porque esto atañe en físico únicamente a los dirigentes de las Logias y Santuarios de las diversas organizaciones espirituales. También he limitado el estudio de las plantas sagradas a las tres mencionados en Capitulo VII, aunque para las cadenas también pueden tenerse a mano las correspondientes a las fuerzas planetarias, de las cuales son apropiadas las siguientes:

Cerezo y Enebro, para la Luna;
Olmo y Calabazo común, para Mercurio;
Abedul, para Venus;
Fresno y Pino, para el Sol;
Roble, para Marte;
Arce o Plátano falso, para Júpiter;
Ciprés, para Saturno;

La Acacia se acostumbra para todos los planetas, y en particular para Mercurio.

Concluyo esta obrita, no sin antes agradecer sinceramente la cordial y espontánea cooperación del Boddhisattwa de “Hikiny”, en algunos aspectos de la simbología.

QUE LA PAZ SEA CON TODOS LOS SERES.

Efraín U. Acosta
(Pavejeau)

 

Santa Marta, Colombia, enero 28 de 1958.