General
 

 

Inicio    
Gnosticismo  

NORMAS ESPIRITUALES

Obras y Escritos
 

 

Obras del Maestro Tiboní  

Una de las primeras inquietudes del aspirante a la Luz y del discipulado es seguir algunas

Otros Temas  

disciplinas en sus hábitos o costumbres cotidianas, especialmente en lo tocante a la alimentación

Mensajes de Navidad   y supresión de vicios (como cigarrillos y licores embriagantes) que producen obnubilación
Contactenos  

mental.

    En FEGLA los Maestros no aconsejamos una dieta especial tipo Restaurante “a la carta”, pues ello

contrastaría con las posibilidades regionales en razón de los productos del mercado local y la compleja idiosincrasia de los diversos pueblos.

En nuestra Fraternidad no hacemos prohibiciones, solo enseñamos las ventajas y las consecuencias nefastas según el caso, respecto al uso o abuso de lo que debe consumir el hombre para su propio provecho personal desde el punto de vista científico-oculto.

Sin embargo, somos estrictos en no aceptar en la comunidad a aficionados drogadictos (bajo ninguna dosis), ni se permiten a los consagrados estimular las funciones extrasensoriales por medio de sustancias alucinógenas o de efecto hipnótico.

La naturaleza adaptó al hombre una dentadura apropiada para alimentación mixta, pero con colmillos poco desarrollados, como diferencia con los carnívoros, lo cual no permite comer carne cruda o mortecino, y por razón de toxicidad y poco valor nutritivo tampoco es conveniente la carne salada.

Las anteriores consideraciones hacen factible seguir las recomendaciones Bíblicas establecidas en Levítico, Versículos 2 a 23, capitulo II sobre “Impurezas Físicas” y en Deuteronomio, Vers. 3 a 21, Cap. 14 sobre “Animales limpios e inmundos”.

Como complemento veamos lo que nos relata San Marcos en el Nuevo Testamento:

“Y llamando así a toda la multitud, les dijo: Oídme todos, y entended”.
“Nada hay fuera del hombre que entre en él, que le pueda contaminar, pero lo que sale de él, eso es lo que contamina al hombre”.

“Si alguno tiene oídos para oír, oiga”.

“Cuando se alejó de la multitud y entró en casa, le preguntaron sus discípulos sobre la parábola”.

“El les dijo: También vosotros estáis así sin entendimiento? No entendéis que todo lo de fuera que entra en el hombre, no le puede contaminar”.

“Porque no entra en su corazón, sino en el vientre, y sale a la letrina? Esto decía, haciendo limpios todos los alimentos”.

“Pero decía que lo que del hombre sale, eso contamina al hombre”.

“Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios”.

“Los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez”.

“Todas estas maldades de dentro salen y contaminan al hombre”. (Versículos 14 a 23, Capítulo 7).

Por lo demás, los Hnos. consagrados deben guardar abstinencia de carnes y ayunos reglamentarios en la santa Cuaresma.

En espera de que las presentes normas sean de utilidad práctica en vuestros anhelos de triunfo Espiritual.

RECIBID LA BENDICION CRISTICA

TIBONI-PAVEJEAU
(Soberano Comendador de FEGLA)

Santa Marta, Colombia, Junio 10 de 1980.