HOD, NOVENO SEPHIROT


El presente Sephirot, octavo en Kábala, representa en primer término el Plano Astral y en segundo término el Cuerpo Astral o de Deseos. En este Plano es donde se verifican las Iniciaciones Cósmicas. En este Plano se halla la Iglesia Gnóstica interior, que tiene por Patriarca a Nuestro Señor Jesucristo, el Gran Jerarca Cósmico de la Luz que vino a tomar cuerpo físico en nuestro Planeta en la hora más oscura, para dar cumplimiento a su sagrada promesa de redimir a la Humanidad.
El Astral es el Plano de las experiencias psíquicas llamadas comúnmente sueños. He aquí algunos apartes de la obra "El Plano Astral y el Plano Mental" por C.W. Leadbeater.
"Se ha de entender que la materia de cada Plano o subplano inmediatamente inferior en densidad, de suerte que aquí mismo, en la superficie de la tierra están entreverados todos los planos, aunque las sutiles modalidades de materia se extiende tanto mas allá del mundo físico, cuanto mayor es su sutileza.
Así, cuando decimos que un hombre pasa de un plano o subplano a otro de menor densidad no significamos con ello que se mueva en el espacio para subir o ascender, sino que transfiere su conciencia de uno a otro nivel, de suerte que poco a poco llega a ser irrespondible a las vibraciones de la materia de mayor densidad y comienza a responder a las vibraciones de materia menos densa y más fina; y así desaparece lentamente de su vista el escenario de un mundo con su habitantes, y en su lugar aparece otro mundo con sus habitantes, y en su lugar aparece otro mundo de superior carácter." Mas adelante puede leerse:
"Cada partícula de materia física tiene su contraparte en materia astral, y esta contraparte no es un cuerpo simple, sino que generalmente es un cuerpo complejo constituido por varias clases de materia astral. Además, todo ser viviente está rodeado de una atmósfera o nimbo peculiar llamada aura. Y la de los seres humanos es una fascinadora rama de estudio. Se la percibe como una masa oval de neblina luminosa de muy complicada estructura y por su forma se le suele llamar el huevo áureo."
Y aún aclara: "Cuando el estudiante de ocultismo actualiza la vista astral, ya no ve en el prójimo tan solo el aspecto externo, sino que casi exactamente coextensivo con el cuerpo físico denso distingue con toda claridad el doble etéreo o parte sutil del cuerpo físico, y también resulta evidente la circulación por todo el cuerpo en rosada luz del fluido vital que absorbe, especializa y eventualmente irradia la persona sana. Mas brillante y lo que mas fácilmente se percibe de todo, es el verdadero cuerpo astral en forma de aura que con sus vividos y siempre cambiantes fulgores cromáticos denota las emociones, sentimientos, afectos y deseos que de momento en momento predominan en el animo de un hombre." Posteriormente expresa:
"Quedaría incompleta la descripción del escenario astral, si no mencionáramos los impropiamente llamados registros en la luz astral. Estos registros, o anales, o archivos, o recuerdos son en rigor una especie de materialización de la memoria de Dios, una vivida representación fotográfica de todo cuanto ha sucedido, pero están permanentemente impresos en un nivel muy superior al astral, y se reflejan mas o menos espasmódicamente en el plano astral, de suerte que quien no tenga visión superior a la astral, solo podrá obtener de los registros o archivos, informes o datos incompletos y desconectados en vez de una narración coherente. Con todo, estas representaciones de los sucesos pasados se producen constantemente en el plano astral y forman una parte muy interesante del investigador." Por último, citaré de este autor, el párrafo que sigue:
"Los habitantes humanos del mundo astral se dividen en dos secciones: los encarnados que todavía tienen cuerpo físico y los desencarnados o que ya no tienen cuerpo físico. También podemos considerar respectivamente vivientes y muertos en el mundo físico. Los primeros son los que durante la vida física pueden manifestarse en el plano astral, esto es, que son capaces de permanecer en uno u otro mundo. Se subdividen en cuatro clases, a saber: Los Adeptos y sus discípulos; el individuo psíquicamente desarrollado, pero no sujeto a la guía de un Adepto; el individuo vulgar, y el mago negro y sus discípulos."
Y el Dr. Arnoldo Krum Heller, Gurú Huiracocha, enseña en su obra "La Iglesia Gnóstica":
"Tanto los Rosa Cruz, como los Gnósticos, siguen la afirmación de Jesús de que nadie llega al Padre sino por Mi. El mismo se declara Mediador. Luego, para obtener la Redención, la Salvación, no es cuestión de rezos, ni de confesionario, ni de pago de indulgencias. Es preciso tan solo cuidar y sacar provecho de esa parte Astral, cuyos exponentes orgánicos son la Medula y el Semen… los cuales encierran la clave de la Salud y del Poder.
Los Gnósticos, además, dividen al Hombre en tres condiciones distintas. Una Trinidad a la que le dan el nombre Physikoi (materiales), Phychicoi (anímicos) y Pnaumatikoi (espirituales).
Pero es preciso dar una explicación sobre ello, porque la mayoría de los que se llaman Ocultistas y, sobre todo, los Espiritistas, confunden lo que llamamos Alma con lo que es Espíritu. Este último principio, lo suponen similar a las Almas en pena que deambulan de un lado para otro creyendo que ambas Entidades son idénticas, no. El Alma es el Mediador, el vehículo de Materia sutil, el Cuerpo fluídico, mientras que el Espíritu es la parte esencial y divina. Por eso dice la Biblia que Dios es Espíritu y los que le adoren deberán hacerlo en Espíritu. No dice nunca la Biblia que Dios es un Alma… Un Alma se tiene y un Espíritu se es… El camino, por tanto, para llegar a Dios (Espíritu), no es otro que Cristo (el Alma o Astral)."
Y en otro párrafo expresa: "La Biblia afirma que somos Dioses. Pues bien, ese principio Dios, ese fuego espiritual, es la Causa Divina que mora dentro de nosotros y la que debemos realizar o darle realidad… El mediador o medio de que nos valemos, es nuestro vehiculo Astral, el Alma, que encierra principalmente a Budhi, Manas y Kamas, siendo su último exponente el material del Linga Sharira".

Ahora bien: con la cristificación del Cuerpo Astral en la Tercera Iniciación de Misterio Mayores, nace el "Yo Cristo" o Divino Chrestos, que es la formación en el maestro de un nuevo Cuerpo Astral Cristificado.

Este octavo Sephirot tiene en el Tarot su correspondencia en el Arcano "LA JUSTICIA".
El Rayo de la Justicia Cósmica en nosotros es el Fuego Sagrado del Espíritu Santo, el cual sube o baja según los méritos del corazón, es decir, según Santidad, Castidad, y Sacrificio, produciendo el consiguiente Dharma o Karma que engendra misericordia o rigor, respectivamente.
Por adición en la cábala numérica, el Arcano 17 "LA ESTRELLA RESPLANDECIENTE" o en otros Tarot "LA ESPERANZA" es una modalidad del Arcano 8. Su jeroglífico es una joven asperjando el agua o fluido vital para mantener la fertilidad del suelo. En el firmamento se divisan 7 Estrellas (las centrales de nuestro Sistema Planetario), en medio de las cuales descuella a nuestra vista el Sol Espiritual como fuente de vida, al cual los Tarots modernos le dan una apariencia de estrella de 8 puntas, para hacer recordar la cualidad de justicia del presente Arcano si se considera la adición cabalística.
BENI-ELOHIM, constituye las Jerarquías Cósmicas o Huestes Divinas de HOD, en los mundos internos.
SWAR, es un mantram que ejerce acción de reparar o curar daños en los Cuerpos Astrales, internamente, pronunciese así:
"Ssssssswwwwwwaaaaaarrrrrr…"
Otras relaciones de este Sephirot son: Planeta: Mercurio; Zodiaco: Leo; Fuerza Cósmica representada por la letra hebrea Cheth; Runas: NOT y MAN, Iglesia Apocalíptica: PERGAMO.