CAPITULO VI

CORRECCIONES A LA ASTROLOGIA EXOTERICA

La Astrología, una de las ciencias más complejas, se desarrolló en antiguas civilizaciones y de ella hallamos vestigios en los papiros caldeos, fenicios, egipcios de donde pasó a Grecia y Roma; en esta ciencia se han hallado predicciones del porvenir que han maravillado a los sabios modernos por la precisión matemática con que se profetizan ciertos fenómeno celestes, e inclusive se han logrado descubrir planetas, asteroides y cometas objetivamente por telescopios astronómicos de larga vista después de haber sido anunciado hipotéticamente por sabios astrólogos.

De esta ciencia se derivó la Astronomía, que pretende establecer leyes fijas para fenómenos tales como las relaciones de los planetas, estrellas, cometas y asteroides, en cuanto atañe a los movimientos de éstos en su elíptica en función del tiempo y el espacio, y el cálculo de fenómenos naturales y su determinación en un punto geográfico.

Hoy día es la Astronomía, que estudia los astros, la ciencia que está explotando la humanidad como ciencia oficial, y la Astrología ha quedado relegada a segundo plano, y sólo cuenta con la admiración general de los espiritualistas y ocultistas, quienes mantiene viva esta ciencia, que aprovechan para levantar horóscopos de predicción.

Como ciertamente la Astrología está fundamentada en las leyes que rigen al Universo para mantener el ritmo normal de la evolución cósmica, no puedo dejar de tratar este asunto en la presente obra, para la consiguiente aplicación de las fuerzas naturales y planetarias que rigen la vida en general de las diferentes especies de seres que pueblan a los planetas, y en particular al nuestro.

Hasta los primeros siglos de la Era Cristiana se mantuvo el orden natural de las relaciones que existen entre las influencias estelares y los días de la semana. El Sábado (Sabbath) siempre fue considerado como séptimo día, día sagrado consagrado a JEHOVA y  dedicado al descanso y sacrificio espiritual. Los días en ese entonces estaban ordenados en la siguiente forma:

1.- Lunes

2.- Miércoles

3.- Viernes

4.- Domingo

5.- Martes

6.- Jueves

7.- Sábado

 
Este orden estaba distribuido según la regencia planetaria de siete planetas de nuestro Sistema en los días indicados así:

El Lunes rige la Luna;

El Miércoles rige Mercurio;

El Viernes rige Venus;

El Domingo rige el Sol;

El Martes rige Marte;

El Jueves rige a Júpiter;

El Sábado rige a Saturno.

El día sábado ha permanecido siempre inmodificado hasta el presente, sólo que ahora se considera el domingo como día feriado en lugar del sábado o día séptimo.

Los demás días, podemos decir que han sufrido adulteración inexplicable si se tiene en cuenta que los nombres con que se designan hoy no corresponden al orden que mantenían en el pasado. Si se restableciera ese antiguo orden, habría que colocarlos así:

Lunes (Domingo actual)

Miércoles (Lunes actual)

Viernes (Martes actual)

Domingo (Miércoles actual)

Martes (Jueves actual)

Jueves (Viernes actual)

Sábado (Sábado actual).

Esta diferencia es una de las principales causas que originan los errores que frecuentemente ocurre a los Astrólogos modernos en las predicciones matemáticas de sus horóscopos, ya que al atribuir las características de las influencias acarrea la consecuente equivocación.

Otra corrección que considero necesaria a la Astrología usual moderna, es la que atañe a las influencias planetarias en determinado momento del día.

Exotéricamente se atribuye en la actualidad a cada hora del día la regencia de un planeta diferente. Esta aplicación, también errática, no consigue sino aumentar las equivocaciones provocadas por la adulteración del orden natural de los días.

Además de la regencia planetaria por día, cada día tiene la influencia de cuatro planetas; cada cuarto del día rige un planeta diferente.

Esotéricamente, cada día comienza a la salida del sol, en cualquier meridiano de la tierra, y no a media noche.

También es importante el hecho que para un lugar cualquiera, la primera influencia planetaria para el primer cuarto del día es la del mismo planeta regente en dicho día. Es decir, todo día comienza con una fuerte influencia de su planeta regente.

Además, hay una regencia planetaria que cambia cada tres horas, según el orden antes indicado.

Así pues, el orden auténtico que rige inequívocamente en la influencia planetaria cada cuarto del día es como sigue:

Lunes
(Domingo actual)

 

 

{

 

Luna.
Mercurio
Venus
El Sol

 

Miércoles
(Lunes actual)

 

{

Mercurio
Venus
El Sol
Marte

 

Viernes
(Martes actual)

{

Venus
El Sol
Marte
Júpiter

 

 

Domingo
(Miércoles actual)

 

{

El Sol
Marte
Júpiter
Saturno

 

Martes
(Jueves actual)

 

{

Marte
Júpiter
Saturno
Luna

 

Jueves
(Viernes actual)

 

{

Júpiter
Saturno
Luna
Mercurio

 

Sábado
(Sábado actual)

{

Saturno
Luna
Mercurio
Venus

Según el cambio de influencia planetaria cada tres horas, cada cuarto de día, a su vez, añade la regencia de dos planetas; puede verse en el gráfico que corresponde a la influencia planetaria de cada día de la semana, que aparece a continuación:

 

1
        
2
        

 

      3

 

                  4

 

                5

        

 

 

               6

 

 

                 7

 

En cuanto al año considerado astrológicamente, tiene su comienzo con el signo zodiacal de Aries,  es decir, el 21 de marzo cada 12 meses; cada año tiene su planeta regente, v.:gr.:

En 1954 La Luna fue el planeta regente

En 1955 Lo fue Mercurio

En 1956 Venus

En 1957 El Sol

En 1958 Marte

En 1959 Júpiter 

En 1960 Saturno

Hay cuatro planetas que comparten la regencia durante el año, correspondiendo a cada uno el tiempo de una estación así:

El Sol rige en Primavera;

Venus rige en Verano;

La Luna rige en Otoño;

Mercurio rige en Invierno;

Este orden es fijo para todos los años. Los cuatro planetas son los que rigen los cuatro puntos cardinales en la magia ceremonial.

Esotéricamente cada signo Zodiacal comienza generalmente el día 21 de cada mes en el calendario común.

Con las indicaciones expuestas en el presenta capítulo, se puede elaborar el calendario astrológico esotérico de cada año, y también se pueden aplicar las correcciones a los cálculos matemáticos en los horóscopos.