General
 

 

Inicio    
Gnosticismo  
AMBIGUEDADES PELIGROSAS
Obras y Escritos
   
Obras del Maestro Tiboní   Existen en nuestro idioma algunas palabras que, no obstante tener claros significados, se
Otros Temas   prestan en el ambiente esotérico a interpretaciones erróneas, que pueden hasta ser
Mensajes de Navidad   motivo de desviaciones definitivas en la senda de la santidad. Tenemos por ejemplo el
Contactenos  

caso de voces como las siguientes:

     
  • Equilibrio: Ya hay organizaciones como las denominadas satánicas y similares que, valiéndose de la ignorancia  o de la poca cimentación en las finalidades Espirituales, tratan de convencer al desprevenido incauto de que las dos tendencias de la creación en positivo (+) y negativo (-), deben mantener en lo normal un equilibrio manifestado en el bien y en el mal, y advierten del peligro en seguir el bien en todos los actos. ¿Habrán oído mayor insensatez…? El equilibrio normal solo se concibe en igualdad de condiciones, ya sea de peso, de fuerzas suplementarias entre si, de valores en toda clase de realizaciones, etc. El mejor ejemplo lo estableció N.S Jesucristo cuando dijo: “séd fríos o calientes pero no tibios, por que a los tibios los vomito de mi boca.” Es decir, o se es definitivamente de la luz (y en ese caso la guía segura son los Mandamientos) o, se pierde en las tinieblas por rebeldía: no hay término medio.
    En la naturaleza las fuerzas masculinas y femeninas, el ying y el yang de los  orientales, los polos magnéticos y eléctricos, etc., son fuerzas equilibradas que obedecen a una misma finalidad, pero en ningún modo deben entenderse como opositoras con fines destructivos o de divergencia.
  • Cierta similitud  con el caso que antecede es la interpretación que dan algunos al término humildad, confundiéndola con humillación, y concluyen asegurando que la humildad produce debilitamiento. Alguien en la antigüedad dijo: “el hombre sólo es grande cuando se arrodilla”; refiriéndose a los actos devocionales hacia la Divinidad, y ello es cierto, en concordancia con expresión del Cristo en los mundos internos, de esta manera: “Hay que ser humilde para alcanzar la sabiduría, y una vez alcanzada, hay que ser aún mucho más humilde”.

    Naturalmente, quienes no están de acuerdo con la humildad, alegando que produce debilitamiento, confunden el significado con el de humillación.Es lógico que la evolución humana ha progresado gradualmente con la abolición de la esclavitud, que es un caso típico de la humillación, como también de los sistemas de gobierno de reinados y dictaduras tiranas ya fenecidas, y las históricas revoluciones han dado sus frutos en aras de la libertad, suprimiéndose las obligaciones de rendir pleitesía exagerada, manteniéndose las reglas de urbanidad y cortesía o buenas maneras, disciplinas necesarias en todo conglomerado social, cuyo aprendizaje no debe faltar en las escuelas de párvulos y de enseñanza primaria.

    Resumiendo: hay que reclinar o postrase ante lo Divino, y hay que ser sumiso y obediente ante las Leyes Eternas y las gubernamentales,  pero no doblegar la cerviz ante el despotismo humano.

  • Otro caso digno de mencionar es el de los conceptos que emiten muchas personas cuando lo creen oportuno, y es el de que, sintiéndose con el derecho de juzgar al Divino Creador, manifiestan su desagrado respecto a que Jehová haya hecho al hombre para castigarlo, amenazando a través de las S. E. con venganza hacia ellos”. En las mismas traducciones bíblicas se encuentran muchos pasajes en versículos, en los que en vez de traducir con la palabra amor, lo han hecho con el término temor, cambiando así la finalidad de la enseñanza. Hasta ciertos escritores dicen que “el temor de Dios es la mayor sabiduría”.
    A lo arriba expuesto debemos responder que en el Decálogo, que representa la conducta a seguir para una verdadera religión, no se incluye ningún mandamiento de temor a Dios, en cambio prima sobre todos, el de amar a Dios sobre todas las cosas, que se complementa con los demás en “y al prójimo como así mismo”. Esto deja ver a las claras que “amar a Dios” es la mayor sabiduría y los castigos en el seol son originados por el mismo hombre al quebrantar los correctos procederes. Aun la justicia divina debe ser amada, porque es el medio eficaz de realizar los correctivos en  el comportamiento, por lo que más bien debe temerse el originar maldades, para evitar ser ajusticiado o crearse karma. Recordemos: “Desead primero el Reino de Dios y su justicia, que todo lo demás se os dará por añadidura”

 

Que el poder del Cristo nos ilumine.
  “    “     “       “      “        “  proteja.
  “    “     “       “      “        “  guíe.

La paz sea con vosotros
Tiboni (Pavejeau).

Santa Marta, Junio 19 de 2008